Este proyecto es una investigación escénica que toma como punto de partida la frase “Si no puedo bailar, tu revolución no me interesa”, atribuida a la feminista y anarquista de origen lituano Emma Goldman (1869-1940). Es interesante que dicha frase, cuya potencia la convirtió en consigna, siga vigente hoy. El enunciado anuda dos nociones aparentemente disímiles: baile y revolución. Las preguntas que nos surgen de inmediato son: ¿cuáles son las relaciones que se pueden establecer entre las nociones de baile y revolución? ¿Es posible que la revolución ocurra desde el goce de los cuerpos? Para entender dicho vínculo, abordaremos la frase de Goldman desde tres perspectivas: (1) su contexto histórico, ya que la afirmación es realizada en el periodo fundante del feminismo; (2) su contenido ideológico, pues la autora asocia la libertad y la expresión del cuerpo como un acto revolucionario; y (3) el potencial performativo del enunciado, en tanto la frase se puede entender como una acción que se ejecuta al momento de enunciarla.

Durante la investigación, pretendemos establecer los vasos comunicantes entre baile y revolución con el objetivo de traducir la consigna “Si no puedo bailar, tu revolución no me interesa” en un dispositivo vivo. Para ello, reinterpretaremos el contenido de la frase como un manifiesto escénico, cuya puesta en escena involucre las ideas de comunidad, participación, cuerpo y cambios de roles. A su vez, se pensarán las estrategias de creación desde una estética de lo participativo, es decir, como una práctica que busca afectar el cuerpo del espectador no simbólica sino que físicamente.

*Estaremos realizaremos la investigación escénica durante el año 2018, para estrenar la pieza el primer semestre del año 2019.